sábado, 5 de julio de 2014

Ficción apalabrada

Los cambios de año están pensados para recordarnos que de vez en cuando hay que "volver a empezar" con unos retos, ideas y motivaciones nuevas.

Ya hace medio año que cambiamos de año y por aquí no he pasado a decir ni mu. No voy a buscar ninguna excusa, no os la merecéis...

Quería contaros, que esta pequeña introducción se debe a que empecé un nuevo proyecto que todavía no me había dignado a presentaros por aquí. Se trata de Palabra Obligada y, en resumen, se trata de un blog de relatos. Está abierto a la participación de todo el mundo que le guste escribir y se basa en que a través de la propuesta de una palabra cada mes (elegida por votación previamente) hay que inventarse una historia de entre 100-150 palabras. Y nada más, solo una forma colectiva de disfrutar de la ficción a través de las palabras. ¡Espero que más de uno se anime a participar algún día!

Aquí os dejo mi última participación, para la palabra "infierno". La palabra protagonista de julio es "espejo".
Está atardeciendo y la densidad que se respira en la playa puede palparse a kilómetros de distancia. Un infierno de pólvora y locura perfuman esta noche. El ruido y el fuego se declaran los protagonistas por excelencia. Los petardos empiezan a hacer de las suyas, a reventar todo lo que esté cerca.
Los odio. 
Todo está preparado, empieza la ebullición. Y yo volviendo del trabajo, sin plan. A la vuelta de la esquina, un montón de palomas picotean algo a dos metros de mí. Mi presencia les hace huir. En el suelo hay manchas de sangre, me acerco. ¿Qué es eso? ¡Un dedo!