martes, 31 de diciembre de 2013

Hola, 2014.


Este 2013 he perdido un trabajo y he conseguido otro.
He aprendido que conocerse a uno mismo es prioritario para sentirse bien contigo y con los demás… y para avanzar en el tiempo con cierto rumbo.
He descubierto que los perros y los gatos pueden ser mis amigos y que no son tan malos ni terroríficos como imaginaba.
He asimilado y comprendido que hay personas que llegan a tu vida para quedarse, otras están de paso durante un tiempo y más de las que nos gustaría se van, pero eso no quiere decir que no quede un pequeño o gran recuerdo de cada una de ellas.
Y que cada año que pasa me doy más cuenta de que lo de “es mejor arrepentirse de algo que has hecho que de algo que no has intentado” es aplastantemente cierto.
Y que siempre van a haber noticias buenas y malas, y es mejor aprender a sobrellevarlas como mejor podamos, entre todos.
También me gustaría decir que he aprendido a cocinar un plato o un postre nuevo y delicioso, pero habrá que dejar algo para otros años… ¿no?

Haz que tu paso por el 2014 sea único, como tú.

Flores del Jardí Botànic de Montjuïc, Barcelona 2013
 

domingo, 8 de diciembre de 2013

El monje que vendió su ferrari, de Robin S. Sharma


Este libro lleva como subtítulo "Una fábula espiritual" (lo de fábula ya lo entenderéis si lo leéis algún día) y fue publicado en 1997 por el autor canadiense Robin S. Sharma. Cuando terminé de leerlo, sentí que me había aportado tanto que pensé: "con este tengo que repetir" y, los que me conocen, ya saben que no soy mucho de repetir lecturas.

Me gusta ir variando la temática de mis lecuras, y ya había leído algunos que trataran el tema espiritual, como "El Alquimista" de Paulo Coelho o como "El Poder del Ahora" de Eckart Tolle, que no me pude terminar... demasiados conceptos nuevos, demasiado denso, aunque muy instructivo e interesante, algún día lo terminaré.

El monje que vendió su ferrari, nos cuenta una historia como cualquier otra, por eso quizás se hace tan ameno y fácil de leer a pesar del tema que trata. Es la historia de un abogado obsesionado con su trabajo y con el querer tener cada vez más (refiriéndonos a lo material), que sufre un infarto y decide cambiar de estilo de vida. Vende sus pertenencias materiales más preciadas, como por ejemplo su ferrari, y se va al Himalaya en busca de los sabios de Sivana, que le proporcionarán las respuestas para tener una vida mejor, para estar en paz y ser feliz de una forma sencilla. Una vez ha adquirido todo ese conocimiento, su misión consiste en divulgarlo a los demás, por lo que la historia nos cuenta que vuelve a su ciudad y le transmite a otro abogado, ex-compañero de trabajo suyo, todo lo que ha aprendido y, de forma indirecta, a todos los lectores, nosotros.

Es una historia llena de consejos, trucos y formas de ocupar el tiempo que te permitirán encontrar el bienestar y el crecimiento personal en tu día a día. Un libro con frases en cada una de sus páginas que dicen mucho y que apuntarías sin dudar en tu "libreta de frases". Recomiendo leerlo a primera hora de la mañana, si es posible (yendo al trabajo, por ejemplo), así es como lo hice yo, y os aseguro que la sensación de bienestar estará presente a lo largo de todo vuestro día.

Últimamente tan solo hago que leer imprescindibles... Me dejé por comentar en el blog mis dos anteriores lecturas: El Mundo Amarillo (Albert Espinosa) y Tokio Blues (Haruki Murakami), un despiste por mi parte porque son otras dos grandes historias que, sin dudarlo, también las recomiendo.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Nosce te ipsum.


No suelo escribir entradas personales en este blog, pero a día de hoy, cuando me veo delante de un gran espacio en blanco, un cursor parpadeante y muchos caracteres inexistentes a continuación, solo se me ocurre escribir algo personal. Para hablar de mis aficiones, por ejemplo de los últimos conciertos a los que he asistido o las últimas películas que he visto, ya tengo Facebook o Twitter en un formato más apetecible, más ligero.

La última entrada personal que escribí, creo que fue cuando me independicé y me fui a vivir a Barcelona, una ciudad que me atraía bastante y donde tenía mi primer y anterior trabajo. Y de eso creo que hará tres años en el próximo abril. En ese momento empecé a vivir una nueva vida, empecé el largo, necesario y eterno proceso de conocerme a mí misma.


Durante estos tres últimos años han pasado muchas cosas, experiencias, vivencias, situaciones, personas, sensaciones... que quizás hace cinco años ni me planteaba, que llegan porque tienen que llegar, que me han ayudado a crecer como persona, a saber qué me gusta, qué no me gusta, qué es lo que quiero, qué es lo que no quiero, qué me sorprende, qué me aburre... Pero esto no ha terminado, de hecho, no tiene fin y eso me motiva.

A principios de este año me despidieron, además, me volví a mudar. Nuevos objetivos, nuevas personas a mi alrededor, nueva rutina... nuevo barrio, nueva vida. En resumen, cambios. Cambios que creo que necesitaba. Aunque la pérdida de trabajo no me llegó en una buena época global me ha servido para darme cuenta de muchas cosas, para reaccionar. Estos meses ha sido una larga reflexión, sobretodo hacia dónde me gustaría encauzar mi vida profesional. Y ahora están empezando a llegar las oportunidades: las entrevistas. Todo un mundo misterioso que requiere de una entrada para ellas solas. Un tema que me dejo pendiente para cuando trabaje y mi vida laboral ya no dependa de ellas, por lo menos (y espero) en mucho tiempo.

Estos meses he tenido mucho tiempo, aunque no lo haya empleado para escribir en este blog (y lo eche de menos) o para hacer otras cosas que otros habríais hecho en mi lugar. He tenido mucho tiempo de pensar, analizar, probar, y volver a pensar. He tenido tiempo de conocerme a mí misma un poco más, pero yo tampoco quiero darme todo el mérito. En gran parte lo tienen varias personas que he ido conociendo a lo largo de estos últimos años y, aunque quizás no lleguéis a leer estas líneas nunca, os lo agradeceré siempre. Como diría una amiga (o Albert Espinosa), pequeños diamantes o perlas que te vas encontrando por el camino y que dejan huella para siempre.

"El secreto de la felicidad 
no es hacer siempre lo que se quiere, 
sino querer lo que se hace" (Tolstói)

martes, 23 de julio de 2013

Mr. Vértigo, de Paul Auster

El deseo de volar. Un huérfano de nueve años. La ciudad de Saint Louis. Los años veinte. Un judío de origen húngaro, mitad místico, mitad prestigiador. Una granja perdida en las praderas de Kansas. Ritos iniciáticos. Una anciana india que trabajó en el espectáculo de Buffalo Bill. Un joven etíope. El Ku Klux Klan. La ferias, los circos. El despertar de la sexualidad. La Depresión. Hollywood. Los gángsters de Chicago. Un jugador de béisbol en decadencia. La Segunda Guerra Mundial. El fin de la pubertad... Y un anciano que recuerda.
Ésta es la historia de Walt, el niño al que el Maestro Yehudi enseñó a levitar y a volar. La historia de un hombre que trata desesperadamente de reencontrar el sentido de su existencia. La historia de un país, Estados Unidos, desde los "felices años veinte" hasta la dura posguerra. Una vez más, Paul Auster, dueño de una prosa admirable y de una poderosa imaginación, logra atrapar y fascinar al lector con una novela que toma como punto de partida uno de los más ancestrales sueños del ser humano: el deseo de volar.

Una vez más, Auster (quiénes me conozcan ya saben que es de mis favoritos), nos habla de la vida... de las vueltas que da la vida, a través de historias y personajes increíbles, deseos, sueños y amor.
Cómo a través del esfuerzo, constancia y sacrificio, se puede llegar a alcanzar lo que te propongas. Cómo estos sueños se pueden truncar fácilmente, una y otra vez, pero siempre superándolo. Una gran lección la de esta historia.

Nunca olvidaré a estos personajes imposibles: Walt y el Maestro Yehudi, ni a Mr. Vértigo como concepto. Esta historia pasa a formar parte de mi lista de IMPRESCINDIBLES.

Críticas:

- Inquietante, sorprendente y emocionante (The Sunday Times)
- Una emocionante parábola sobre el aprendizaje del amor (Catherine Storey, The Independent)
- Una de las más fascinantes obras de Auster, hermosamente lírica en algunos momentos... La novela es una apasionante quimera que nunca deja de lado el mundo real. Un libro mágico que nos proporciona una visión panorámica de este siglo extraño, violento y paradójico que pronto dejaremos atrás (Joanna Scott, Los Angeles Times)
- Una novela brillante, escrita con una prosa rebosante de imaginación... Posee la fuerza de un cuento de hadas (Anne Raver, The New York Times Book Review)


Donde quiera que estés, estaré contigo.  L3, P239.


jueves, 27 de junio de 2013

Top Films

Me gusta mucho el cine, poder disfrutar de la ficción audiovisualmente me resulta extremadamente placentero. Y con un buen guión y diálogo mucho mejor, aunque a veces algunos silencios e imágenes puedan decir mucho más...

Es difícil, por no decir casi imposible, seleccionar tu película favorita de las cientos de películas que puedes llegar a ver a lo largo de una vida. Y si alguien lo ha conseguido, que me lo cuente aquí con pelos y señales. En mi opinión, pienso que siempre serán varias e irán cambiando a medida que vayamos viendo, aunque siempre están las típicas que recomiendas, aquellas que te han llegado de una forma diferente al resto y siempre acabas recomendando, porque nadie se las puede perder. Claro, nadie, que tenga unos gustos similares a los tuyos. Hoy os diré unas cuantas, que seguro iré modificando.

Mi género favorito por excelencia es el thriller psicológico. Y en segundo lugar queda el drama. Les seguiría la ciencia ficción y fantasía. El resto quedaría algo más esparcido en un segundo plano, sin querer decir esto que no me gusten.

Os dejo mis recomendaciones principales y menciono a otras que tampoco puedo dejarme:

Dos thrillers psicológicos: Hard Candy (David Slade) y Memento (Christopher Nolan)


La chica de la capucha roja (Ellen Page) me cautivó. Destaco el minimalismo de la película en cuanto a reparto y que es inocentemente retorcida y oscura. Mi nota: 10. Nota en filmaffinity: 6,8


En Memento el protagonista tiene problemas de memoria y el director juega con eso rompiendo el hilo de la película, como un puzzle y desordenando las piezas a lo largo de la narración. Quizás no consigas montarlo a la primera. Mi nota: 9. Nota en filmaffinity: 7,9

Otros thrillers psicológicos que recomiendo: Old Boy (7,9), Confessions (7,1), Cube (7,2), Shutter Island (7,5)...

Un drama: Mi vida sin mí (Isabel Coixet)


Hace mucho, mucho tiempo que vi esta película, pero desde que la vi y me preguntan por un drama siempre contesto: "Mi vida sin mí" y me anoto mentalmente que tengo que volver a verla porque no la recuerdo. Solo recuerdo lo triste que era y que la actuación de Sarah Polley fue exquisita, así conocí a Isabel Coixet y a su otro de los mejores dramas que he visto: La vida secreta de las palabras (7,1). Mi nota: 9. Nota en filmaffinity: 7,7.


Una de ciencia ficción/fantasía: Origen (Christopher Nolan)


Esta película fue un gran regalo para mí. La forma en que trata el tema de los sueños me parece increíble y la disfruté muchísimo en el cine. Leonardo Di Caprio, Marion Cotillard y Ellen Page, grandiosos. Quizás un poco larga, pero aún así excelente. Mi nota: 10. Nota en filmaffinity: 8,0

Otras de ciencia ficción/fantasía: Nunca me abandones (6,6), Avatar (7,3), Déjame entrar (7,3), The Man from Earth (7,3), Donnie Darko (7,5)...

Dos animaciones: El Viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki) y Mary & Max (Adam Elliot)



Mágica, fantástica, imprescindible. Los mundos de Hayao Miyazaki son espectaculares y si empiezas con El Viaje de Chihiro te enamorarás de ellos y será un no parar. Mi nota: 10. Nota en filmaffinity: 8,1



La mejor película que he visto en mi vida sobre la amistad. Quizás el tipo de animación (stop motion) pueda echarte para atrás, pero que no lo haga, porque te perderás una historia increíble y muy emotiva. Mi nota: 9. Nota en filmaffinity: 8,1


Mi usuario en filmaffinity: syrka87

miércoles, 19 de junio de 2013

Relats conjunts 05: 2032. Lunch atop a Skyscraper.

Participación para Relats Conjunts:


Hoy cumple 100 años una de las fotografías más famosas de la historia realizada en la gran ciudad de Nueva York: Lunch atop a Skyscraper. Google, cada vez más interactivo y agradecido con sus fieles seguidores, propone un concurso de relatos a nivel mundial. El tema es la fotografía en cuestión. El tiempo límite de entrega es esta noche a las 23:59. El premio, lo mejor... un fin de semana en Nueva York para dos personas, todos los gastos pagados (desplazamiento incluido) desde cualquier parte del mundo. Si eres de Nueva York o alrededores, te dan a elegir entre dos destinos que no me he molestado en memorizar. Y aquí estoy, intentando pensar algo. Quizás, escribiría sobre lo que sentían esos trabajadores allí arriba, en aquel momento. No parecen inseguros aunque se estuvieran jugando la vida a cada minuto que pasaba, más bien parecen felices, tranquilos. En aquella época, durante la Gran Depresión, se aceptaba cualquier tipo de trabajo por precario que fuese. Pero no sé yo, jugarse la vida de esa manera ¿realmente valdría la pena?. Aunque, pensándolo bien, puede que tuvieran la mejor experiencia de su vida trabajando allí, con Nueva York bajo sus pies. Danzando de viga en viga, libres como los pájaros. 


lunes, 17 de junio de 2013

Orquídea




"Cada orquídea se parece a un determinado insecto, así que el insecto se siente atraído por esa flor, su doble, su alma gemela, y no hay un anhelo mayor para él que hacerle el amor, cuando el insecto se aleja, divisa otra flor alma gemela y le hace el amor, polinizándola, y ni la flor ni el insecto entenderán jamás el significado de este acto de amor, pero ¿cómo van a saber ellos que gracias a su danza el mundo sigue girando? y así es, por el simple hecho de hacer lo que están llamados a hacer ocurre algo grande y magnífico, en ese sentido nos enseñan a vivir, nos enseñan que el único barómetro que tenemos es el corazón, y cuando descubres tu flor no puedes dejar que nada te aparte de ella."

(El ladrón de orquídeas.)

miércoles, 12 de junio de 2013

Destornillador


Cogió el destornillador y le miró directamente a los ojos, con rabia, con sed de venganza. No le importaban las consecuencias, había llegado su momento y el fin de su sufrimiento, lo tenía claro. Su marido, inmovilizado en la mesa, como cualquiera de los muchos platos que desgraciadamente tuvieron que compartir y otros que acabaron rotos en su cabeza tras cualquiera de sus absurdas discusiones, la miraba aterrorizado. No podía gritar, pues tenía la boca llena de calcetines sucios. Temblaba de miedo. La mujer, con los ojos amoratados de las últimas palizas, pensaba en todos los insultos, los golpes, las humillaciones que había tenido que recibir de su parte. Planeaba clavar el destornillador de punta de estrella por todo su cuerpo tantas veces como él la había maltratado. Seguramente dejaría de respirar antes de que pudiera terminar con la tarea. Luego, por fin, sería libre.

domingo, 9 de junio de 2013

Vuelven los jerséis de Linden en The Killing


Sin Spoilers*

Cuando terminó la segunda temporada de The Killing había muchas dudas sobre la existencia de una tercera temporada. El 2 de junio esa tercera temporada se hizo realidad, volvió la serie con un capítulo doble siendo la misma The Killing de siempre. 

Este gran thriller policíaco no es la típica serie americana de detectives en la que resuelven los típicos casos, ya sea porque está basada en otra serie danesa "Forbrydelsen", o porque han querido hacer las cosas bien. En The Killing siempre llueve, hay muchos silencios, muestran la brutalidad de los asesinatos en su totalidad, sin esconder nada, hay misterios, intriga y drama, mucho drama. Conocer a sus protagonistas y, a través de ellos, ir dudando en los casos, encontrar pistas, atar cabos sueltos con ellos es uno de sus grandes atractivos. Pero todo muy poco a poco, sí, The Killing es una serie lenta, que se detiene en los pequeños detalles, en los silencios...

A lo largo de la primera y segunda temporada, de 13 capítulos cada una, conocemos a los detectives Holder y Linden, y cómo resuelven el asesinato de una joven, Rosie Larsen. 26 capítulos para resolver un solo caso, y ¡cómo los disfrutamos!

Al final de esa primera etapa de la serie los dos detectives eligen caminos distintos pero tampoco se alejan demasiado, para encontrarse de nuevo en la tercera temporada. Vemos que vuelve un Holder mejor vestido y una Linden en su línea, sus mismos jerséis y silencios misteriosos, esta pelirroja sigue siendo un misterio y sigue "rompiendo cosas". Nos presentan esta nueva temporada con un nuevo caso de brutal asesinato y violación, que podría tener relación con un caso que llevó Linden en su pasado, que la marcó, y por el cual están a punto de ejecutar al que fue condenado culpable.

Un doble primer episodio que nos deja con muchas preguntas y dudas, con un cliffhanger para no perder la esencia de los capítulos junto con ese mítico sonido de tambores de fondo.


domingo, 2 de junio de 2013

La soledad de los números primos, de Paolo Giordano


Hace tiempo que tenía esta novela en la lista de pendientes. Se trata de la primera novela (2008) del joven italiano Paolo Giordano, con la que ganó varios premios.

Entre los números primos hay algunos aún más especiales. Son aquellos que los matemáticos llaman primos gemelos, pues, aunque permanecen próximos, entre ellos se interpone siempre un número par. Esta verdad matemática es la hermosa metáfora que el autor ha escogido para narrar la historia de Alice y Mattia, dos personas cuyas vidas han quedado condicionadas por las consecuencias de sendos episodios ocurridos en su niñez. Pese a la fuerte atracción que los une, la vida erigirá entre ellos barreras invisibles que pondrán a prueba la solidez de su relación.
La sutileza de los rasgos psicológicos de los personajes, así como la hondura y complejidad de una historia que suscita en los lectores las reacciones más variadas, resaltan la admirable madurez literaria de este joven autor a la hora de asomarse, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.



Poco más hay que decir de lo que ya dice la contraportada. En la obra vamos viendo las distintas fases por las que pasan los protagonistas, Alice y Mattia, desde su infancia hasta que llegan a adultos, y cómo va evolucionando su relación, sus vidas.

Me parece original la forma en que el autor hace la comparación de los números primos con los personajes, esa característica especial que los diferencia del resto y que por ello los une de alguna forma, en este caso, como ya hemos leído, por la soledad que siempre les acaba rodeando. 

Es un libro cotidiano, de ágil y rápida lectura, una historia como podría haber sido cualquier otra: prescindible, aunque quizás difícil de olvidar por sus personajes tan característicos y especiales, por cómo acaba, porque quizás eres el tipo de lector al que las historias no le gusten que terminen como ésta.

Me quedo con este momento, con el que más de uno/a os sentiréis identificados:

Sobre sus cabezas flotaba una gran burbuja llena de cosas que tendrían que decirse y los dos miraban al suelo para no verla.

En 2010, la obra fue adaptada cinematográficamente por un director italiano.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Estupor y temblores, de Amélie Nothomb


Me recomendaron esta novela corta sin comentarme que era autobiográfica, ahora lo confirmo, buscando información sobre el libro, aunque ya lo sospeché al final de la historia. Amélie Nothomb es una escritora belga que ha vivido en distintos países debido a la profesión de su padre. Después de licenciarse en filología románica vuelve a Tokio, donde entra a trabajar en una gran empresa japonesa durante un año. Ella habla japonés perfectamente, pero los nipones no se lo ponen nada fácil.

En Estupor y temblores nos cuenta su triste y penosa experiencia en la empresa japonesa con un toque de humor ácido, parodiando las situaciones más extravagantes que tuvo que vivir allí y por todos los puestos que escaló o, mejor dicho, descendió en ella. El trato que recibió por parte de la mayoría de sus superiores fue, humillante no, más bien lo siguiente. La rígida mentalidad nipona y las otras muchas diferencias con la cultura occidental no le favorecieron en absoluto. En la empresa no existían "las personas" ni "compañeros de trabajo" sino "superiores y subordinados", que evitaban salirse de ese rol... aunque detrás de ellos, siempre había alguna excepción, algunos eran más persona que otros, pero eso siempre acababa perjudicándoles.

Es una obra que te acerca a la cruda realidad de la cultura japonesa y su forma de trabajar. Durante toda la historia te invade una sensación de impotencia e injusticia. Pero como indica la autora en algunos de sus últimos diálogos: de toda experiencia se aprende.

Como curiosidad, la novela fue llevaba al cine francés por Alain Corneau en 2003: Stupeur et tremblements.

lunes, 6 de mayo de 2013

The XX susurrando en el Poble Espanyol


Hacía dos días que había dejado de llover en la ciudad de Barcelona. Éramos muchos los que llevábamos meses esperando y habiendo pagado por este concierto. Los ingleses The XX visitaban por tercera vez la capital catalana.

Ante la mirada curiosa de los guiris, el Poble Espanyol abría puertas a las 19:45, a las 20h todavía se veía una larga cola en el exterior y los protagonistas no se iban a dejar ver hasta las 22h. Los teloneros, el dúo John Talabot, empezaron a pinchar a su hora, todavía de día, intentaban ambientar con su electrónica experimental al público ansioso por ver actuar al trío londinense. Al principio ignorados, pero poco a poco sumergían a los espectadores en un éxtasis ambiental y electrónico, in crescendo, para terminar de aumentar las ansias. Más de media hora de espera entre ambos grupos, no me esperaba esta impuntualidad del trío... casi 25 minutos de retraso.

Mi pregunta era, ¿empezarían con Intro, con Angels...? La sorpresa fue que con ninguno de los dos temas, en este caso Try (Coexist) fue la elegida. Mientras el gran escenario se iba llenando de humo para dar misterio a la aparición de los artistas sonaba el inicio de esta canción. Incesantemente el público estaba emocionado y los aclamaba, hasta que terminó de estallar cuando sonó la voz de Oliver y apareció la sonrisa tímida de Romy... Jamie quedaba detrás a cargo de las teclas y la percusión. Del retraso ya nos habíamos olvidado.


Continuaron con dos temas de su primer disco: Heart Skipped a Beat y la conocidísima Crystalised, con la que nos brindaron una bella versión en directo más intimista que la del disco. Fue uno de los momentos del concierto en el que hubo más complicidad y conexión con el público. El movimiento tambaleante de Oliver, como poseído, al ritmo de las distintas melodías, extrañaba y sorprendía a los espectadores. El sonido del concierto era muy bueno, nunca había estado en ese recinto al aire libre viendo un concierto, pero sonó genial y las voces de Romy, sobretodo, y de Oliver mejoraban con diferencia las voces del disco. Después de Reunion, Jamie fue el protagonista de la electrónica durante unos minutos con su Far Nearer. A continuación, tres temas de Coexist fueron los elegidos para continuar: Sunset, Missing y Fiction. La complicidad entre Romy y Oliver en el escenario sorprendía por la famosa frialdad del grupo, se acercaban y se repelían como imanes, parecía "la danza del  cortejo" como comentó una compañera. Otros gritaban: "¡¡qué se besen, qué se besen!!".


El concierto continuó con Night Time, un tema que me gusta mucho y esperaba que tocaran. Tampoco decepcionó. Pude grabar un trocito con mi humilde cámara fotográfica.
Un elemento muy característico del concierto fue la gran doble X que se podía observar en el escenario formada con luces de láser en determinados momentos.
Pasaron a Coexist para tocar Swept Away y volvieron a xx con Shelter, VCR y Islands. Antes de ir al bis, se despidieron con una versión de Infinity subliminal, con subidón incluido aunque parezca imposible.
Y a su regreso, por fin sonaron las que parecían que podían haber iniciado el concierto, la increíble Intro y la maravillosa Angels, que el público cantó con Romy hasta el final.


La luces acompañaron a la perfección todas las canciones. El escenario era enorme respecto al espacio que ocupaba el trío, pero no, no se les quedó grande, estuvieron a la altura y demostraron cierta madurez y confianza con sus temas. Se dirigieron al público en un par o tres de ocasiones, aunque tímidamente. Todo fueron halagos y agradecimientos a la ciudad condal, su gente y las vistas que les estaba ofreciendo ese concierto.

Las únicas quejas que podría tener quizás son el espacio, la gente y la duración del concierto. No creo que para un grupo como The XX el mejor espacio sea una plaza al aire libre, aunque lo prefiero a un recinto tipo Sant Jordi Club. Este es un grupo que se disfrutaría mucho más en una sala más pequeña, más íntima, pero con tantos fans eso es difícil, por no decir imposible. Aunque si lo vería posible en un teatro, por ejemplo. Y en cuanto a la gente, creo que no hay solución, siempre habrá el típico que empuje, se cuele, hable sin parar y/o fume a tu lado. El concierto duró unos 70 minutos y se despidieron muy rápido y fríamente, aunque así a mí me dieron a entender que iban a volver... pero nunca volvieron.

A pesar de terminar con quejas, que nunca están de más, fue un buen concierto en general, disfruté mucho de las voces en directo y de muchas de sus canciones. ¿Y a vosotros, qué os pareció?

Os dejo con el setlist en formato Spotify, para vuestro disfrute.


sábado, 4 de mayo de 2013

Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven, de Albert Espinosa


Ésta es la segunda novela escrita por el catalán Albert Espinosa, después de Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fueramos tú y yo. También es guionista de la recomendadísima película Tu vida en 65' y de la actual y conocida serie Polseres Vermelles (Pulseras Rojas).


Una portada bastante acertada, aunque yo le hubiera adjudicado otra diferente... como por ejemplo un faro. Y los que han leído el libro me entenderán, los que no, tendréis que averiguar por qué, si tenéis la curiosidad suficiente.

Conocí este libro durante una conversación de trayecto de autobús con una amiga, hablando de las personas especiales con las que nos hemos cruzado en nuestra vida. Me contó que una vez había leído un libro en el que a estas personas se les llamaba, primero perlas, y cuando se convertían en alguien especial, en alguien tan distinto al resto, alguien que te llena de una forma única, entonces pasaban a llamarse diamantes. Estuvimos enumerando esos pocos y exclusivos diamantes de nuestra vida... desde entonces decidí que tenía que leerlo, aunque este fuera uno de los muchos pequeños detalles que plagan esta historia.

No había leído nada de Espinosa, tan solo había visto la película que he mencionado al principio del texto y tengo que decir que me encantó y la recomiendo siempre que puedo. Me lo leí en un abrir y cerrar de ojos.

Dani es el protagonista de la historia y se dedica a buscar niños desaparecidos. Al principio nos cuenta la ruptura con su novia y cómo se le presenta un nuevo caso que tiene que resolver. A partir de aquí, el protagonista viaja a su infancia para superar el bache, resolver el caso y reencontrarse consigo mismo. En ese viaje conocemos su pasado, su familia, sus diamantes más preciados, fotografías de faros mágicos, historias de amores imposibles, un saco de boxeo, una isla italiana... y muchos más detalles que vas descubriendo capítulo tras capítulo. 

Si te gustan las historias especiales, casuales y llenas de detalles inolvidables debes conocer a Dani, su historia y sus diamantes.



miércoles, 17 de abril de 2013

El pecho, de Philip Roth


El profesor David Kepesh se despierta un día transformado en un pecho de mujer de setenta kilos. Lo que ocurre a continuación es una bizarra y extravagante alegoría kafkiana, en esta ocasión canalizada a través de una reflexión sobre la complejidad de nuestra sexualidad y la subjetividad con que normalmente es tratada.



Esta novela corta (78 páginas) se puede leer en una tarde y está escrita por el estadounidense Philip Roth, posterior (1972) a La Metamorfosis (1915) de Franz Kakfa. Es inevitable la comparación con ésta por las similitudes de los hechos... incluso en la propia novela, el mismo protagonista, David, que es profesor de literatura, la menciona.

Una cucaracha, un pecho... cada cuál más absurdo. La repugnancia de la primera es sustituida por cierto erotismo en la segunda. La sensación de agobio, incredulidad y desesperación de los protagonistas es muy similar en ambas. Creo que son novelas tan surrealistas, ilógicas e irracionales que por eso deben ser leídas. Por muy ficticio que sea lo que ocurre, en algunos momentos, puedes llegar a sentir cierta empatía por los protagonistas o por las personas que los observan a su alrededor. 

Son toda una experiencia.


lunes, 15 de abril de 2013

Los buenos suicidas, de Toni Hill


La segunda novela del novel escritor catalán Toni Hill, se llama Los buenos suicidas. Se trata de la continuación de su primera novela: El verano de los juguetes muertos (en el enlace podéis leer mi reseña). Antes de que alguien pudiera prestármelo he adquirido un kindle y, como ya no podía esperar más, ha sido el primer libro que he leído en ese formato.

Algunos personajes ya los conocemos previamente y en este los conocemos un poquito más. Después de aquel verano bochornoso, ahora es invierno, y el Inspector Salgado debe resolver un nuevo caso en el que, una vez, más toman como protagonismo varias muertes. La ciudad de Barcelona vuelve a ser testigo de unos sucesos trágicos y misteriosos, por eso la defino como una novela negra muy cercana.

El autor sabe cómo intrigar al lector, cómo engancharnos para llegar hasta el final en pocos días, cómo resolver los casos a tiempo, cómo volver a dejar cabos sueltos para impacientarnos con la espera de su próxima novela... Me gusta su estilo, la narración es ligera y fácil de seguir. Los valores que trata son muy cercanos, actuales, cotidianos y los personajes creíbles y atractivos. Supongo que todo esto es lo que la hace una saga comercial y atractiva para la mayoría. 

No dudaré en leer la siguiente, que espero no tarde mucho en publicar... y más después del cliffhanger con el que nos abandona en el final.

sábado, 6 de abril de 2013

Nostalgia

Le da la última calada, se quema los dedos. Reflexiona: 

- Imagínate que el humo que exhalamos son pompas de jabón que nunca explotan y cada una guarda un recuerdo que se dirige al infinito. ¿Qué ves? 

- Veo un parque y dos niñas balanceándose en un columpio. Ríen juntas y la única preocupación que tienen es llegar a lo más alto para tocar las hojas de los árboles con los pies. Una de ellas soy yo, la otra podrías ser tú, aunque todavía no nos conocíamos... ¡Oh!¿Lo has visto? He tocado las hojas del árbol antes que ella, seguro que se enfadó... siempre se enfadaba por tonterías de éstas.

Sonríe.

- Deberíamos buscar unos columpios cercanos para olvidarnos de tantas preocupaciones y viajar en el tiempo de vez en cuando, además, ya no recuerdo cuándo fue la última vez y lo echo de menos... ¿Y tú, qué ves?

Para Alicia.





lunes, 18 de marzo de 2013

Segundas oportunidades


No se lo podía creer, ¡era su mejor amigo! ¿Cómo había podido? La impotencia, rabia y humillación que sentía mezclada con el alcohol fue determinante para no poder evitar lo que hizo aquella noche... "Deje su mensaje después de la señal." "Piiiiiip." "Lo sé todo, no vuelvas a hablarme nunca más, no me llames, ERES UNA PUTA RATA DE ALCANTARILLA!!!" Al día siguiente, una fuerte resaca la despertó y le recordó al momento sus palabras. Quizás no debió decirle aquello, quizás solo fue un malentendido.



domingo, 20 de enero de 2013

Mi primer libro de H.Murakami

Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita con su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación sumida en un sueño "demasiado perfecto, demasiado puro". Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre una segunda interrupción: Kaoru, la encargada de un "hotel por horas", pide que le ayude con una prostituta china agredida por un cliente. Dan las doce. En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y poco a poco empieza a distinguirse en la pantalla una imagen turbadora... pese a que el televisor no está enchufado.

Ésta es la introducción que el reconocido autor japonés Haruki Murakami nos muestra en la contraportada de su novela After Dark (2004).

Hace pocos días que cogí prestado este libro de la biblioteca y que me he terminado en cuatro o cinco días de lectura. Aunque parezca mentira, este ha sido mi primer libro Murakami. 208 páginas cuentan el transcurso de una historia de una sola noche en una ciudad de Japón, desde la medianoche hasta el amanecer. Nos presenta unos personajes que vamos conociendo a través de los diálogos que surgen entre ellos. Es una historia cotidiana, la noche de unas personas que podrían ser cualquiera, en cualquier lugar del mundo, cada una con su historia personal.

La narración es completamente objetiva y descriptiva, como si fuéramos una cámara que va grabando escena tras escena, lo que va sucediendo en distintos puntos de la ciudad. Solo conocemos lo que vemos y escuchamos. Con un reloj de agujas al principio de cada capítulo el autor nos indica en qué momento de la noche ocurre lo que va a redactar. Sinceramente, me ha parecido como si estuviera viendo la introducción de una historia más elaborada a punto de ser contada, un episodio piloto de una nueva serie. Una serie que han cancelado si es que no va a continuar hablando de esos personajes en ningún libro futuro. Me he quedado como a medias, con ganas de más, con ganas de saber qué va a ser de esos personajes tan corrientes como únicos, qué van a elegir, cómo van a reaccionar cuando suceda lo que tiene que suceder, qué va a pasar a continuación... al día siguiente.

¿Vosotros no os quedasteis con la misma sensación? ¿O es que Murakami es así siempre?

viernes, 11 de enero de 2013

1984, de George Orwell



Londres, año 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.

Un clásico que tenía pendiente desde que me leí Un mundo feliz (Aldous Huxley) durante mi adolescencia. Creo que, con lo que me ha costado leérmelo ahora, en aquel momento no hubiera sido capaz, o quizás, lo habría entendido de otra forma. El género político nunca me ha gustado, ni en la ficción ni en la realidad. Es un tema complicado que nunca llegaré a entender o, más bien, nunca llegaré a entender por qué siempre tiene que estar tan podrido, corrupto... ser un mundo tan injusto. Y saber que siempre va a ser así es tan... decepcionante.

1984 es un libro duro y difícil de leer, da miedo la situación que nos cuenta, miedo porque es un tipo de ficción muy real. Y es sorprendente. Tal y como está la actualidad política en España, quizás ha sido un buen momento para leerlo... el tema política está cada día en nuestros oídos, aunque no queramos o no nos interese. Es un libro escrito en el año 1949, y si te dijeran que el libro se titula 2048 y que ha sido escrito actualmente podrías creerlo sin dudarlo. Aunque no me haya gustado por la temática, por la forma en que está escrito, aunque pueda afirmar que no lo he disfrutado en su mayor parte... creo que es un libro must read, por su significado, por el año en el que fue escrito, porque es una historia sorprendente, por las distintas sensaciones que causa cuando lo lees. Sentimientos encontrados se llaman.

Y por cierto, que el programa telebasura Gran Hermano se llame así como guiño a esta obra me parece ridículo y patético, a parte del programa en sí. Pobre George Orwell...