miércoles, 21 de noviembre de 2012

Post-rock: silencio y caos a partes iguales


No es la primera vez que hablo del género musical post-rock en este blog y tampoco creo que sea ésta la última. Para quiénes todavía no sepáis de qué se trata podéis descubrirlo en esta entrada de postrock.es o en ésta de crisiscreativa después de leerme, o cuando queráis, porque no son pocas las palabras que le voy a dedicar hoy, y eso que el propio género no es que nos dedique demasiadas (guiño).

Hace unas semanas, me preguntaba si existiría algún podcast o programa de radio en español dedicado exclusivamente a este género, sin duda lo escucharía semana tras semana fielmente. Me puse a indagar por la red y lo poco que pude encontrar fue esto: "Un poco de post rock es mucho" un podcast de 1 hora del programa Rock Reakor de Radio 3 que emitido en el año 2010. Lo escuché y me gustó mucho, en él describen de qué se trata este género y presentan varios grupos. También escribí un tuit por si alguien conocía alguno, pero nadie me contestó positivamente, la respuesta fue que no existe ninguno. Mi alegría vino cuando hace pocos días, el autor de keep an open mind, me escribió para mostrarme algo que había descubrierto: ¡una radio de postrock 24h! postrockmusic.com desde Estambul, a la que podéis acceder desde mi columna derecha de este blog. Mil gracias. Ahora suena en mi vida diariamente y creo que también es una buena forma de descubrir grupos del género.


Más cosas. El último concierto al que asistí fue el día 22 de octubre, en la sala Sidecar de Barcelona, para ver a Caspian (EEUU) con los teloneros Syberia (Barcelona) (foto de arriba). De los teloneros tengo que decir que se nota que son mas inexpertos, pero a mi parecer sonaron muy bien y crearon una buena atmósfera en la sala mientras esperábamos a los grandes, que más que americanos tenían el típico aspecto de ser de los países nórdicos. Tengo que decir que la sala/zulo (o más concretamente el escenario) era demasiado pequeño para Caspian y más para su líder, el altísimo Philip Jamieson (foto de la derecha), que yo creo que solo le faltaban 10 centímetros para rozar el techo. Me dio la sensación de que empezaron algo agobiados por el pequeño espacio que tenían (o quizás solo era mía, por verlos ahí tan apretujados) pero creo que se fueron adaptando bien a lo largo de su actuación y la sensación se fue desvaneciendo. Silencio intimista, momentos de caos y oscuridad, con estos tres conceptos resumiría lo que se ejecutó ese día en ese pequeño espacio. Tanto las subidas y bajadas de intensidad, el caos y el éxtasis que se producía en el escenario y en todos sus componentes (hasta un guitarrista que pegaba espaldazos contra la pared) mientras tocaban alguno de sus temas fueron indescriptibles. El final apoteósico con Sycamore... durante su ejecución, pausadamente, cada uno de los integrantes del grupo fueron abandonando sus instrumentos para incorporarse a tocar la batería todos juntos hasta llegar a un estruendoso pero perfecto final. El día anterior, en Madrid, también dieron un conciertazo (con más teloneros y espacio) y thelostdreamer también lo explicó detalladamente en su blog musical, con setlist incluido.

Mi experiencia en vivo con este género empezó con los tejanos Explosions in the Sky en un teatro el año pasado, continuó con Maybeshewill (+ Exxasens) en Razzmatazz, siguió con Caspian y lo próximo se dará en febrero de 2013, en el Aloud Music Festival al que espero poder asistir, sobretodo para poder ver a Toundra y un grupo británico del que me he enamorado recientemente: Yndi Halda. Y por fin, el más esperado: los islandeses Sigur Rós se acercarán a Barcelona el 16 de febrero para mostrarnos su magia.

Doy esto por finalizado con una representación en vivo del primer tema del único disco de los Yndi: Dash and Blast, espero que os guste:





sábado, 17 de noviembre de 2012

"Cantemos como quien respira"


Javi y Miguel son dos jóvenes amantes de la música de autor de Ripollet y Cerdanyola del Vallès, dos municipios vecinos de los alrededores de Barcelona. Hace tres años, participaban en una sección musical del programa El Ascensor en Ripollet Ràdio, para al año siguiente dejar de ser una sección y convertirse en un programa propio de música de autor: La Escalera. Sin dejar de lado el programa de radio quisieron ir más allá, y a principios del 2012 crearon la Asociación cultural de música de autor: La Escalera, a través de la cual están trabajando actualmente en un proyecto educativo para introducir la música de autor en las escuelas como cultura popular española, entre otros. Pero no estoy escribiendo estas líneas para explicaros lo buena gente que son, ni hablaros sobre su programa de radio. Estoy aquí para hablaros de una ilusión que tienen, otro proyecto que pueden hacer realidad con unos pocos granos de arena. Se trata de "Cantemos como quien respira"un documental que recorrerá la historia de la música de autor desde sus comienzos hasta la actualidad. Es necesario la realización de un documental de este tipo, debido a que la música de autor rescata un género tan reivindicativo como necesario para entender la actualidad política, social y económica de la historia de España.




Para realizar este documental, contarán con la importante figura de Fernando González Lucini como protagonista, un catedrático de la música de autor que ha escrito más de 20 libros sobre el género y que lleva defendiéndolo y reivindicándolo durante más de 40 años. En su propio blog, cuenta cómo se pusieron en contacto con él y cómo es una causa más de la sobredosis de emociones y agradecimientos en la que se siente inmerso actualmente. También colaborarán en el proyecto otros cantautores de la talla de Ismael Serrano, Pablo Guerrero, Pedro Guerra, Maria del Mar Bonet... entre otros.

Como todo proyecto de este calibre, se necesita una financiación para su realización. Ellos han escogido verkami, un servicio crowdfunding, mediante el cual acumulando pequeñas (o más grandes) aportaciones económicas particulares (5€ ... 400€) siempre recibiendo algo a cambio, se puede cumplir el sueño de personas con ideas innovadoras o iniciativa como el de estos jóvenes. En la web del proyecto puedes ver una descripción del proyecto, cómo será el documental y para qué necesitan nuestra ayuda; además de ver las distintas "recompensas" que puedes obtener según la aportación económica que deseas o puedes permitirte realizar, si es el caso. (Es necesario registrarse.) Si no sabes cómo funciona puedes contactar conmigo a través de los comentarios de este blog o enviándome un correo a lachicadeloscalcetinesrayados(arroba)gmail(punto)com. En el blog del proyecto y en la página de Facebook de La Escalera irán anunciando las novedades sobre el mismo. Son muy conscientes de los tiempos difíciles que corren, sobretodo económicamente, y por eso se sienten enormemente agradecidos por cada una de las aportaciones que han ido recibiendo hasta ahora. 

Sinceramente y personalmente, creo en este tipo de financiación, ya que no es la primera vez que aporto algo para un proyecto en verkami y creo que entre todos se puede conseguir. Una vez más: La cultura no es un lujo

Os deseo mucha suerte, chicos.






Para acabar os dejo con una canción de Ismael Serrano, Atrapados en Azul, acompañando imágenes de las últimas brutalidades policiales contra el movimiento indignado, ya que hoy más que nunca, hay que seguir luchando por la reivindicación política y social.


sábado, 10 de noviembre de 2012

El verano de los juguetes muertos, de Toni Hill


Tres muertes inexplicables. 
Dos promesas de venganza. 
Un verano sofocante

Hace semanas que me leí esta novela y, sinceramente, debería haber escrito esto cuando la terminé, porque seguramente hubiera expresado mejor mis sensaciones. Pero, es lo que hay.

Toni Hill es un escritor barcelonés únicamente autor de dos novelas: ésta (2010) y su secuela, Los buenos suicidas (2012). El verano de los juguetes muertos se trata de un thriller policíaco que transcurre en la ciudad de Barcelona, donde vivo actualmente, quizás sea uno de los motivos por los que me enganchó su lectura desde el principio (no conocía este dato antes de empezar a leerla). Me sentí muy identificada cuando describía el clima húmedo y cálido, bochornoso, que predomina en esta ciudad en verano (es asqueroso), los rincones que aparecen en la novela, las calles, los barrios... todo se me hacía tan cercano y conocido que hizo que la historia que contaba me absorbiera más de lo habitual, como si pudiera estar ocurriendo en ese mismo instante, muy cerca de donde yo me encontrara leyendo el libro, a muy pocos metros o kilómetros y me pudiera cruzar a los personajes por la calle en cualquier momento.
Los personajes son bastante carismáticos y las historias que hay detrás de ellos están muy bien elaboradas y descritas a lo largo de la novela, vas descubriendo poco a poco. Me gusta mucho la narrativa que utiliza porque es muy dinámico a la hora de explicar qué sucede en cada momento, ya que los personajes principales, en un momento dado, puede ser que estén actuando en diferentes lugares y el pasar de un escenario a otro continuamente hace que la lectura sea muy amena. Si tienes tiempo de leer, puedes acabarlo en tres días. El ir viendo cómo encajan algunas historias, cómo no encajan otras, descubrir junto con los protagonistas la resolución, las relaciones que tienen unos casos con otros, es lo atractivo de esta novela. Si te gusta el género y la lectura fácil te va a enganchar seguro. Poco más puedo añadir: se resuelven misterios, pero quedan algunos cabos sueltos al final, que imagino continuarán en Los buenos suicidas. Yo lo leeré sin dudar, en cuanto alguien me lo pueda prestar...

No me hago responsable de que lo leáis y os parezca otramierdamás de best seller. Mi crítica es totalmente subjetiva y, de la misma forma, os recomiendo no leerlo si no os gusta o atrae el género y/o la novela comercial. Pero yo la disfruté. Mi compañero de piso y mi madre también.

Os dejo con la información que aparece en la contraportada, una sinopsis y críticas de editoriales internacionales:

El inspector Héctor Salgado lleva semanas apartado del servicio cuando le asignan de manera extraoficial un caso delicado. El aparente suicidio de un joven va complicándose a medida que Salgado se adentra en un mundo de privilegios y abusos de poder. Héctor no solamente deberá enfrentarse a ello, sino también a su pasado más turbio que, en el peor momento y de modo inesperado, vuelve para ajustar cuentas. Los sueños, el trabajo, la familia, la justicia o los ideales tienen un precio muy alto… pero siempre hay gente dispuesta a pagarlo. 

  • “Esta novela es una joya.” (Flammarion
  • “Es muy difícil montar una trama que capte la atención de los exigentes lectores de hoy, y este autor lo ha logrado” (Mondadori Editore
  • “Reúne todas las características de una gran novela de género” (Suhrkamp Verlag)