domingo, 26 de agosto de 2012

De bares con sofás y los mejores bocadillos...


...o qué hacer un domingo por la tarde 'de tranquis' en Barcelona: ir de cañas o a tomar algo con un conocido o colega/amigo para charlar de la vida en general, es un ejemplo.

En la ciudad condal catalana hay cientos de bares y lugares a elegir para realizar esta actividad tan común. Gracias a kissu, hace unas semanas descubrí una ruta de bares con sofás bastante agradable y un pequeño restaurante económico donde puedes cenar unos de los mejores bocadillos de la ciudad.

Los bares se encuentran en el Carrer de Joaquín Costa, a 5 minutos de la Pl. Universitat (metro L1, L2) y a 10 minutos de Pl. Catalunya (metro L1, L3, L6, L7), situado en el distrito Ciutat Vella y el barrio del Raval.


  

Bajando desde la Plaça Universitat por la Ronda de Sant Antoni enseguida vemos la calle en cuestión en el lado izquierdo.

En el nº 43 nos encontramos con el bar cafè-llibreria Lletraferit (post extenso sobre el lugar que recomiendo leer, escrito por kissu). Para mi gusto tiene las butacas más cómodas de los tres bares que voy a hablar y está ambientado, por lo general, con música tranquila, que te permite conversar o leer alguno de los libros que se encuentran repartidos por las distintas estanterías que lo decoran. Da la sensación de que es un lugar frecuentado por los típicos modernillos gafapasta de ahora. (+opiniones en Salir.com) (página en Facebook)



El siguiente es un bar modernistaCasa Almirall, fundado desde 1860 y situado en el nº 33. Al fondo del local podemos disfrutar de un espacio íntimo y romántico, donde se encuentran los sofás -más incómodos que los del resto-, ambientado con una luz tenue y también música suave; perfecto para ir con la pareja o en modo conquistador ON. Es un lugar muy acogedor. (+opiniones en Salir.com) (página en Facebook)


Y por último, el 33|45, el bar más retro de todos en el nº 4. Dispone de un amplio espacio con sofás de todo tipo, bastante cómodos. Cuando fuimos esta vez tenía cierto olor a viejo que pegaba mucho con la decoración. También es crepería, tendremos que volver para probarlas ya que viendo las fotos de Facebook parece que tienen muy buena pinta. La imagen que adjunto es una foto que hice a una maceta del lugar. (página en Facebook)


Una vez recorridos los bares, tras haber merendado alguna tapa o crêpe, ya está anocheciendo y es la hora de cenar. La calle con la que hace esquina el bar Casa Almirall se llama Ferlandina, y en el nº 24 podemos encontrar el bar Fidel, en el que aseguran que puedes degustar probablemente los mejores bocadillos de Barcelona. Reconozco que están muy buenos, la verdad. Además de bocadillos, la carta también ofrece ensaladas, cocas y postres caseros... todo a un precio bastante económico. También preparan comida para llevar. Recomiendo llegar a una hora temprana para coger sitio, ya que se llena algo rápido. A modo de curiosidad, el comedor está iluminado con unas lámparas bajitas y colgantes que recuerdan al pequeño planeta de El Principito. (blog oficial del bar) (página en Facebook)


¡¡Espero vuestras opiniones!!