miércoles, 20 de julio de 2011

El alien que fumaba pan con dos frikis, un escritor y un pájaro

El título de este post es tan absurdo como la relación que podrían tener las tres películas que me he tragué este fin de semana pasado...


Empecé con Paul (2011), una comedia simple, entretenida y divertida, no hay que pedirle más. Dos frikis británicos viajan a los EEUU para ir a la Comic Con y visitar el Área 51. Durante ese viaje conocerán a un alien, un tanto especial, que huye del Gobierno, al que ayudarán para que pueda volver a su hogar. El resto de personajes que aparecen en la película son muy auténticos y cada uno de ellos le aporta un toque de frikismo, que al fin y al cabo es lo que es, frikismo en estado puro. Yo no soy de comedias, pero esta película está muy bien para meter en agua el cerebro, como dicen algunos, y resulta bastante graciosa, siempre y cuando te guste este tipo de humor.

Consejo: no apta para niños, demasiados tacos. 


Después de un día intenso y agotador en el Tibidabo no se me ocurre otra cosa que decidir ver una película que me recomendó hace tiempo @thelostdreamer. Un drama, escrito por Paul Auster (me repito diciendo por enésima vez que es uno de mis escritores favoritos), inspirado por un cuento que escribió él mismo en 1990, El Cuento de Auggie Wren. Se trata de Smoke (1995), una película que se centra en la vida del dueño de un estanco, un escritor perdido y un joven que...blablabla... un tanto perdidos todos con sus vidas. Compleja, de éstas en las que debes pararte a pensar sobre lo que está pasando o están diciendo, para encontrarle el sentido y significado. El cuento es maravilloso, si te va a dar pereza ver la película recomiendo que al menos lo leas.

Consejo: si estás dejando de fumar o lo has dejado recientemente no la veas, NO.


Y para terminar la trilogía absurda, vi una que hacía tiempo que le tenía ganas. Pa Negre (2010). Tampoco soy de películas históricas, pero tantos premios tantos premios, tenía curiosidad por ver qué es lo que tenía de especial. Ésta es un drama que se sitúa en la posguerra española, en una zona rural de Catalunya. No sé si fue por el catalán tan cerrado en el que hablan los personajes, que me costaba la vida entender (aún siendo catalana), o por el contexto histórico en el que se situaba, o porque no la vi en el momento adecuado... pero vamos, yo me quedé un poco igual cuando terminó, algo fría e indiferente. Seguramente hubiera disfrutado mucho más la historia leyendo el libro. Vale que tiene momentos muy especiales, sobretodo porque el protagonista es un niño, muy emotivos y tristes por lo que ocurre y, además, está muy bien realizada, pero para mí fue una más... Está claro que va a gustos, a mucha gente le pareció increíble ya que sino no habría ganado tantos premios ni tendría tan buenas críticas. Supongo que será que el género y el tema que trata no son mi predilección.

Consejo: no la veas como la película que arrasó con 9 premios en los Goya del año pasado, disfruta de los pequeños detalles.


¿A vosotros qué os parecieron?



jueves, 14 de julio de 2011

Quince.


15 años
15 libros
15 errores
15 sonrisas
15 planes
15 casualidades
15 disparos
15 secretos
15 suspiros
15 pulsaciones
15 flores
15 palabras
15 lágrimas
15 silencios
15 sueños rotos



@sayCet: Visual electronic music from Paris

martes, 12 de julio de 2011

Presa de los 140 carácteres

Llevo días mirándome este blog y pensando: ¿qué hago contigo? ¿todavía te necesito? 
No sé si es cuestión de necesidad, porque ideas me sobran para seguir con él y escribir cada día.

No es cuestión de tiempo. Creo que mi problema es Twitter

Antes era capaz de enrollarme como una persiana un pergamino, escribiendo y escribiendo palabras para expresar una única idea, una única opinión. El blog va bien para eso. Seguramente todavía sea capaz, pero es que me he dado cuenta de que ahora pienso en 140 carácteres (o menos). ¿Qué es Twitter? Todavía muchas personas me preguntan esto. No entiendo Twitter. Otras de las frases típicas de alguien que empieza o lo ve por primera vez. Yo tampoco lo entendía, pero todo es ponerse, investigar, saltar de un usuario a otro, descubrirle la utilidad. Y podría decir que no soy de las más enganchadas de la red, hay mucho viciado por ahí... Creo que no se puede explicar qué es Twitter en su totalidad y que alguien lo entienda al momento, hay que probarlo, hay que descubrirlo por uno mismo.

Si tengo que definirlo ahora mismo, sería algo así: una herramienta que sirve para pensar en voz alta, para compartir tus pensamientos y vivencias al momento con quién tú desees, al instante (desde el tipo usuario-persona... hay muchos tipos de usuario, aunque siempre haya una persona detrás que lo actualice). Y contad, lo he definido en 138 carácteres, casi clavao... lo que yo os diga, mi mente ha semimutado. El tipo de persona que quiere guardarse sus pensamientos para ella o no le encuentra la gracia a compartir, está claro que ésta no es su red social, bueno, que las redes sociales no son lo suyo. Y para el tipo de personas que no piensan (difícil, eh), más de lo mismo.

Luego también apareció Tumblr, otra sencillez para expresarte mediante imágenes. Pero eso ya es otra historia. (¿Cuándo van a inventar un widget?)


¿Y tú? ¿Estás también atrapado en los 140 carácteres?
¿Qué es lo que te atrae de esta red social tan sencilla que abarca tanto?

domingo, 3 de julio de 2011

De la espiritualidad a los asesinatos

Ya casi no escojo lo que voy leyendo, va cayendo en mis manos por casualidad, por recomendaciones... por factores que no dependen únicamente de mí. Echo de menos leer como leía antes, un libro tras otro, sin demasiadas interrupciones... pero ahora hago demasiadas cosas, me canso mucho la vista trabajando horas y horas mirando una pantalla de ordenador y, muchas veces, lo que menos me apetece es continuar fijando la vista, aunque sea en papel... Ahí van, mis dos últimas lecturas:

Valquirias, Paulo Coelho (1992)
 Autobiográfico. Espiritualidad.

 Un regalo de una amiga de culo inquieto. El brasileño nos cuenta en este libro una historia... una experiencia que vivió en el desierto de Mojave (EEUU), junto a su mujer Chris en 1988, en una búsqueda espitirual y de aceptación personal. Hasta qué punto es real lo que cuenta y hasta qué punto es ficción, eso no lo sabemos, aunque podemos hacernos una idea a medida que vamos leyendo. Dejando de lado los temas relacionados con las creencias religiosas, que yo me lo tomo como ficción, sin duda, da mucho que pensar y eso me encanta de los libros. Todo esto de la iluminación espiritual va muy relacionado con otro libro que me estoy leyendo, más pausadamente, paralelamente a los que leo, El Poder del Ahora (Eckhart Tolle). Es imposible no encontrar similitudes entre ellos, aunque mucho más ligero y fácil de leer es el de Coelho, ni punto de comparación en ese aspecto. Ambos libros son sólo aptos para personas con la mente muy abierta, y que, de hecho, te ayudan a abrirla mucho más. Ahora, tú decides. Os dejo con algunos fragmentos del libro que me llamaron la atención más de lo habitual:
"Todos nosotros, hombres y animales, creamos una especie de espacio mágico a nuestro alrededor. Generalmente es un círculo de cinco metros de radio y prestamos atención a todo lo que entra en él. No importa si son personas, mesas, teléfonos o escaparates: intentamos mantener el control de este pequeño mundo que nosotros mismos hemos creado. Ellos, sin embargo, siempre miran a lo lejos. Ellos amplían ese espacio mágico e intentan controlar muchas más cosas. A eso le llaman mirar al horizonte. Para penetrar en el mundo invisible, desarrollar tus poderes, tienes que vivir el presente, aquí y ahora. Para vivir en el presente, tienes que controla la segunda mente. Y mirar el horizonte."

"Hay cosas que son tan importantes que las personas tienen que descubrirlas solas."

"No existe amor en paz. El que lo crea está perdido."

"Si quieres librarte de tus pensamientos, acéptalos. Piensa en lo que ellos quieren que pienses, hasta que se callen."

"Un ritual cuidadosamente elaborado, que él procura ejecutar con precisión porque tiene miedo de que, en el caso de que se rompa una parte, todo se venga abajo. Rutina. Cuando el ritual se consolida, el hombre pasa a ser su esclavo."

Sé lo que estás pensando, John Verdon (2010) 
Thriller. Psicológico. Policíaco.

Prestado por una compañera de trabajo. David Gurney es el típico policía retirado que se ve envuelto, de nuevo, en un caso en el que han enviado la típica carta misteriosa a un conocido suyo y éste se ha cagado de miedo. Hasta aquí, todo muy típico. Lo que te atrapa e intriga es que en la carta aparece un número, el mismo número que ha pensado el que la ha recibido (de ahí el título de la novela). A partir de ahí, empieza "el juego", y vas descubriendo poco a poco con los personajes qué es lo que ocurre. Paralelamente al caso, vamos conociendo la historia de David, el claro protagonista, y la relación y problemas personales que tiene con su actual mujer y con él mismo. En la historia, también podemos encontrarnos con ciertas reflexiones que nos harán detenernos un momento a pensar y olvidarnos un poco del caso principal que se está tratando, os dejo con una de ellas:
"El peor dolor en nuestras vidas procede de los errores que nos negamos a reconocer: cosas que hemos hecho que están tan en desarmonía con quienes somos que no podemos contemplarlas. Nos convertimos en dos personas en una sola piel, dos personas que no se soportan. El mentiroso y la persona que desprecia a los mentirosos. El ladrón... No hay dolor como el dolor de esa batalla, que arde bajo el nivel de conciencia. Salimos corriendo para huir pero corre con nosotros. Allá donde vayamos, la batalla nos acompaña."
Este libro me llamó la atención a través de su portada y del título. Viendólos ya quería leerlo... una buena forma de engatusar a los lectores como yo. Además, la ambientación que crean a veces tan fría y distante me recuerda a la sueca Millennium. Qué más puedo decir, es un thriller psicológico... tendría que ser muy malo para que no me gustara, pero este no ha sido uno de ellos.

Tampoco podría decir cuál de los dos libros me ha gustado más, son muy diferentes, géneros distintos, no tienen nada que ver. Es como si me pides comparar dos pelis como Mi vida sin mí y Hard Candy, incomparables, pero buenas (en este caso, buenísimas) las dos.


Mi próximo reto es "La noche del oráculo" de mi querido P.Auster. Paralelamente voy a ir leyendo los poemas-cuentos macabros y surrealistas de Tim Burton, en "La melancólica muerte del chico ostra", a parte de ir cogiendo aleatoriamente y leerme algunos párrafos iluminados de "El Poder del Ahora". Nunca me había leído tantos libros al mismo tiempo.