jueves, 27 de enero de 2011

En el metro


Desde que empecé a trabajar en Barcelona, hace ya unos 7 meses, tengo que coger el metro cada día laborable. Tragarme 15 paradas para ir y 16 para volver. Eso es mucho tiempo. Busco formas de entretenerme.

Pensé que sería ideal para leer y avanzar con mis libros pendientes, pero resulta ser muy incómodo leer en el metro estando de pie, mi postura más habitual allí por mala suerte ya que todavía no consigo colocarme en sitios estratégicos para poder sentarme luego; admiro a las personas que lo consiguen, leer. Me cuesta aislarme de los ruidos para la lectura y como soy tan observadora me distraigo con nada. A parte que a primera hora me cuesta mantener los ojos abiertos y cuando vuelvo de trabajar tengo la vista demasiado cansada de la pantalla y no me apetece fijarla más. Libros, descartado como entretenimiento habitual... aunque a veces consiga leer algo, pero acabo frustrándome por todo lo anterior.


Para hacer sudokus, que también lo he intentado, me pasa más o menos lo mismo que con los libros. Aunque escribir es todavía más incómodo y pensar... a esas horas no puedo pensar.

Leer el diario que te dan gratis. Más de lo mismo, sólo que todavía necesitas más espacio y una gran habilidad para pasar las páginas. Además que la política, la economía y los deportes, básicamente el fútbol, me aburren. Poco más hay para leer ahí.


Escuchar música mientras observo a las personas que entran y salen antes o después del sonido del cierre de puertas, es lo único que me consigue más o menos entrener. Hace gracia encontrarse a veces las mismas caras, con la de metros tan seguidos que pasan. Y es increíble el número de personas que he podido llegar a ver desde que lo cojo, personas diferentes, únicas, todas ellas perfectamente imperfectas. Escuchar conversaciones ajenas también resulta curioso y a veces divertido. Pero las personas en el metro suelen ir solitarias, cada uno conversando y luchando con sus pensamientos, lo noto en sus miradas; sino van leyendo, escuchando música, mirando el móvil... cualquier cosa para acompañar y entretener a la soledad que llevan con ellos mismos y que tanto parece que les(nos) aburre.


Mi último entretenimiento está dando sus resultados. Una Blackberry con internet, infinitas aplicaciones que me pueden ofrecer toda la distracción que necesito para que no se me hagan tan pesados esos viajes. Puedo contestar correos pendientes, conversar con alguien por el chat si se encuentra tan aburrido como yo, facebookear, twittear lo que observo o pienso mientras voy en el metro (normalmente lo hago con las etiquetas #enelmetro y #metrobcn), jugar a juegos chorras que vician, como el Copter... la verdad es que se pasa el tiempo rápido, además siento que lo aprovecho.


La opción a la que le estoy dando vueltas estos últimos días consiste en ver series, incluso pelis! El problema que me surge es que suelo ver las series en VOSE y el cacharro no reconoce los subtítulos, necesitaría capítulos con subs incrustados, pero eso es muy difícil de encontrar. ¿Alguien sabe incrustarlos de forma rápida y sencilla? Lo busqué hace un tiempo, pero no encontré nada útil. (Sigo buscando, si lo consigo, avisaré!) Para probar a ver si era capaz de entender en inglés, revisioné los dos primeros de Parks and Recreation (ya que estamos emocionados con la vuelta y tal), pero sólo entiendo palabras o frases sueltas, no puedo ver nada así...


Entonces, pido a los seriéfilos que me leen que me recomienden alguna serie que pueda ver en castellano y si puede ser que esté finalizada, ¡así no me deja a medias! Las primeras que se me ocurrieron fueron Los Soprano y Battlestar Galáctica. Por twitter ya me han recomendado algunas más. Estoy elaborando una lista con lo que me apetecería ver de lo que me recomiendan y próximamente será sometida a votación seriéfila.

¿Qué hacéis vosotr@s para entreteneros en el transporte público?


domingo, 9 de enero de 2011

3 años...

Este blog es un superviviente y quiero mantenerlo así. Digo esto, porque mi intención es que el abandono no sea total. Cumplió 3 años el 31 de diciembre de 2010 y me acordé, pero no fui capaz ni de entrar para escribir unas líneas. Por suerte no se ha ido a ningún lado, aquí sigue esperándome, y aquí estoy escribiendo estas líneas para él, para mí.
Un tweet que escribí hace unos días al respecto: "Si mi blog fuera mi hijo ya me lo habrían quitado los de los Servicios Sociales, como en los Sims... Por mala madre!"
El 2010 ha sido un año de cambios significantes en mi vida personal. Encontré trabajo... o el trabajo me encontró a mí. Supongo que con sólo esto ya puedo decir que ha sido una suerte de año para mí, mientras ha sido lo peor para otros. Esto significa que redujo mi tiempo libre a mucho menos de la mitad de lo que tenía antes. Y yo quise seguir haciendo lo que hacía antes, pero... I failed. Física y lógicamente. Y está claro que es el primer motivo por el que este año sólo publiqué 53 entradas, frente a las 128 del 2009.

En este 2011 que ya ha empezado, se avecinan más cambios... Posiblemente (que todavía no hay nada seguro) me independice. Eso no sé si hará que todavía publique menos o más, depende cómo me organice puede que tenga más tiempo libre.

Para hacer una buena despedida de año, creo que en esta entrada no pueden faltar los recuerdos que me quedan.

El final de Lost.
Un proyecto sobre series frustrado.
El descubrimiento de Relats conjunts.
Volver a hacer una excursión en la Val d'Aran.
El año que le pillé el punto a Twitter.
La película Origen conviertiéndose en una de mis favoritas.
Descubrir la serie Parks and Recreation.
Visitar ciudades en un día: Londres, Bath, Madrid.
Leer tres tristes (por la cantidad) libros....
...y sobre el último ni escribí: El síndrome de la ternura.
Mi ingreso en la UOC: curso de Inglés I.
La primera vez que dibujo el retrato de un bebé.
Cambio de dirección del blog Mi BSOriginal.
Darme cuenta que ciertas huelgas no sirven para nada.
Saber, por fin, qué es Tumblr y cómo funciona.
Disfrutar de una temporada de infarto: Dexter S6.
Adquirir un smartphone: BlackBerry.

...

La amistad y compartir es lo más importante.